1 julio, 2016 | mailing

Mailing vs Spam, principales diferencias

Hay personas con la que hablo de vez en cuando sobre cómo generar más clientes, sobre herramientas que nos pueden ayudar, y entre charla y charla siempre me gusta sacar el tema del mailing, un tema muy importante para mi en cualquier estrategia de ventas.

Lamentablemente, el término “Mailing” ha sido asociado con Spam, por diversos motivos. Las personas creen que hacer “Mailing” se trata de enviar correos porque sí. Se baja una lista de internet o contratamos a una empresa que nos preste una base y enviamos nuestra publicidad a diestra y siniestra.Los que me responden bien y los que no, pues lo que se pierden.

Lo cierto es que muchas empresas hacen spam sin saber que lo están haciendo y algunos otros lo siguen haciendo a pesar de conocer las consecuencias.

El spam según wikipedia:

Los términos correo basura y mensaje basura hacen referencia a los mensajes no solicitados, no deseados o con remitente no conocido (correo anónimo), habitualmente de tipo publicitario , generalmente enviados en grandes cantidades (incluso masivas) que perjudican de alguna o varias maneras al receptor.

El spam y sus problemas

El principal problema con el spam es su baja efectividad, dado que se envía de manera masiva sin el consentimiento de que quien lo recibe, tiende a ser detectado por los filtros anti-spam. Está de más decir que si llegamos a spam, nuestra publicidad pierde efectividad dado que no tenemos visibilidad, recordemos que nadie revisar el correo no deseado / correo basura.

Otro problema con el spam es que genera un rechazo hacia su marca, porque al hacer spam usted está siendo intrusivo, molesto.

En MailingYa! hemos elaborado una lista completa con las principales diferencias entre hacer spam y hacer mailing, espero les guste.

El Permiso

Haciendo mailing: La base de cualquier estrategia de mailing es el permiso, sin permiso no hay éxito. El permiso hace referencia al permiso que nosotros tenemos para enviar emails a cierto suscriptor, contacto o email. Eso se traduce en que nosotros debemos agregar a nuestra base a un suscriptor que se ha apuntado voluntariamente y no al que nosotros hayamos incluido sin que él lo sepa. Por ello si rompes esta regla, estás pasando al lado oscuro y estás haciendo spam.

Haciendo spam: Para hacer spam, no se necesita pedir permiso, cogemos todos los emails que encontremos a nuestro paso y empezamos a enviar email publicitarios.

La identificación

Haciendo mailing: Es necesario identificarnos, colocaremos visiblemente el nombre de nuestra empresa o nuestro nombre, así como también la dirección real de nuestra oficina y también algún teléfono.

Haciendo spam: No hace falta identificarnos, a veces podemos incluso hasta falsear datos, hacernos pasar por alguna empresa, suplantar algún email, da igual, aquí no hacen falta estos “formalismos”.

Reputación

Haciendo mailing: Uno adquiere reputación conforme su lista va creciendo, ya que hemos comenzado desde abajo, hemos añadido contactos de uno en uno, los principales ISP´s saben que se trata de un email con valor, y nos dejarán pasar a bandeja de entrada.

Haciendo spam: Los ISP´s no saben que existimos, primero porque nunca nos hemos identificado, hemos sido como el camaleón, ocultando y cambiando siempre que podamos, ya que para hacer spam se tiene que ser así, no queremos que los filtros nos pesquen. Aquí no podremos crear reputación, siempre empezaremos desde cero.

Un momento…Nadie se apunta a una lista solo para recibir publicidad

Eso es muy cierto, pedirle a alguien que se apunte a una lista y decirle que vamos a enviarle publicidad, parece no ser una oferta muy atractiva y no muy interesante.

En MailingYa! hacemos publicidad con permiso, es decir tenemos la autorización de cada uno de los correos a los que les enviamos publicidad. ¿Cómo lo hemos logrado? Sencillo, nadie se apunta a una lista para recibir publicidad solamente, por lo que nosotros hemos ideado una estrategia con empresas, bloggers y demás sitio de internet que generen contenido relevante, en donde las personas dejan sus emails.

Un ejemplo sencillo, es el caso de una blogger que se dedica al turismo, ella tiene un blog en el cual habla de sus viajes, experiencias, etc. A ella la siguen cerca de 150 mil personas, lógicamente, la siguen personas aficionadas a viajes y demás.Ella en su blog, tiene un apartado en donde le pide el correo a sus lectores para enviarles emails cuando publica un nuevo artículo o algo. Tiene una lista con más o menos 22 mil contactos (emails), cuando a MailingYa! llega un cliente como una empresa de Turismo, inmediatamente nos contactamos con esta blogger, coordinamos lo que hay que coordinar y en unos días en el próximo email que esta blogger envíe, estará siendo la publicidad de nuestro cliente siendo visualizada por estos 22mil contactos.

Logicamente que al ser emails validados nos son 300mil, 500 mil o un millón, son cantidades pequeñas y creíbles, con la seguridad de llegar a entrada y ser visualizada por personas muy interesadas. Esta es la principal características de nuestra empresa, enviar publicidad relevante, que no sea intrusiva y que aporte al lector.

Por eso cuando nos preguntan si tenemos competencia, respondemos que no. Nadie hace lo que nosotros hacemos.

 

¿Te sirvió este artículo?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

Compártelo

Tags